Si sabes donde encontrarme, no se lo digas a nadie.

Mi vida no tiene espacios, solo grandes ausencias, busque llenarlas durante años, pero fue inutil hacerlo, hoy solo puedo lamentarme de ello, aunque no he encontrado el consuelo.

martes, 17 de enero de 2012

Traigo perdido el sol

Hay instantes en que quisiera estar en una isla, más bien en una playa desierta, estimo que estar metida en una isla me daría claustrofobia, pero pues si me gustaría andar allá donde quiera que sea tirada en la arena y mirando las olas subir y bajar hasta alcanzar la orilla.

Recién anoche llegue de la oficina, tire mi mochila con la lap dentro a un lado de la puerta y me acurruque en el reposet mientras jugaba con el control pasando de un canal a otro sin detenerme y mirando sin ver la enorme pantalla.

A un día de presentar declaraciones fiscales, no había contactado a mis clientes para que me entregaran sus documentos, así es que tenía mensajes por doquier, solicitando comunicarme con ellos, le llame a uno, pero no contestó, así es que avente también el control me metí en mi pijama de franela y me acosté en mi cama subiendo las cobijas hasta la cabeza.

“Por más que dure la tormenta, el sol volverá a brillar entre las nubes.”