Si sabes donde encontrarme, no se lo digas a nadie.

Mi vida no tiene espacios, solo grandes ausencias, busque llenarlas durante años, pero fue inutil hacerlo, hoy solo puedo lamentarme de ello, aunque no he encontrado el consuelo.

martes, 12 de septiembre de 2017

Razones Financieras



Hay quietud en el ambiente.


Ah veces me pregunto si el dolor ya se ha ido por completo, bueno….solo cuando me doy cuenta de que mis pensamientos ya no me llevan a su recuerdo y….entonces….plaff,  viene de vuelta… ¡Oh por Dios, que pinche y maldito circulo vicioso!,….  juro que lo odio.

Italia fue maravillosa… es decir, ese olor a cosas viejas mientras caminaba por la Via Nazionale en Roma, buscando un maldito Starbucks que nunca encontré, claro, para completar mi colección de tazas… (sheet, que jamás se diga que es para amontonar en la vieja vitrina llena de cuanta chuchería me he encontrado en el camino)… menos la foto de Momita, que me sigue con su mirada, cuando en las madrugadas de insomnio doy vueltas ansiosa alrededor de la sala… seguramente diciéndome…. ¡anda tú, pinche pendeja!

Por cierto, las comidas de vino y pasta en el Mercato Centrale de Florencia……largas caminatas entre los puestos de artículos hechos de piel hasta la Catedral de Santa María del Fiore… atardeceres naranja, escuchando conciertos de Vivaldi, tirada en el suelo del Palazzo Vecchio…  o comiendo “gelatos” mientras trataba de que los músicos callejeros repararan mi corazón….

Quise meter en mi maleta vinos rojos y blancos, especias para preparar pastas, aceites de olivo, con el fin de traerlos a casa, pero desistí por no batallar en los aeropuertos…

Callejones de Venezia, perdida entre mascaras venecianas que me miraban enigmáticas y burlonas mientras maldecía veinte mil veces, por no encontrar el camino de vuelta al hotel….. 

No hay que decir mentiras… su recuerdo me acompañó en el viaje…. ¡ya sé…bonitas chingaderas!…

………………

El otoño ya mero llega, me gusta… aunque siempre me invade la nostalgia cuando veo que las hojas abandonan los árboles y pintan de amarillo las avenidas y calles…  algún recuerdo dulce y amargo debo de tener atorado negándose a salir  o tal vez solo es que haya sido el final de algo lindo que marco el preámbulo de alguna navidad fatídica… no lo sé…

Tengo planes… un proyecto académico para el año que viene… así es que trato de concentrarme en ello o al menos lo intento inclinada sobre mi Mac repasando todo acerca de razones financieras…

Jajaja, no puedo evitar pensar en la ironía.. ..¿Razones financieras? … para alguien que hace rato perdió la razón y no la ha podido encontrar….

Como diría Momita en su infinita sabiduría ¡anda tú, pinche pendeja!


miércoles, 21 de junio de 2017

Destino próximo... Italia


“Dicen que viajando se fortalece el corazón, pues andar nuevos caminos te hace olvidar el anterior, ojala y que esto pronto suceda, así podrá descansar mi pena hasta la próxima vez.”


A principios del año anterior en mi viaje a Nueva York me acordé de esta canción, paradójicamente no tenía ninguna pena, si es que de amor estamos hablando, aunque si bien anduve un rato con un absurdo enamoramiento de un individuo que me conocí por allá en donde anduve, pero vaya era una cosa de lo más deliciosa… unos ojos bellísimos un físico adorable… y un carácter y una actitud que yo quisiera para mí misma.

Pero claro que por supuesto que hice todo lo posible por devolverme en chinga a la Ciudad de México… antes de que el tipo en cuestión se diera cuenta de que era yo una ojetilla venida a menos…para nada iba a perder su respeto… algo que hoy en día prevalece y que me hace sentir importante cada tanto que puedo tener comunicación con el…

No hay nada como tener un amor platónico… esos que te miran de lejos sin poderte alcanzar… que te envuelven en sueños de oropel, que te dejan una dulce nostalgia cuando los recuerdos de lo que no fue vienen a tu mente... 

Nada que tenga que ver con aquellos que te hacen bajar a un infierno, que te alcanzan para joderte la vida y revolcarte de dolor… para que la próxima vez que se te ocurra hablar de penas, sepas con exactitud de que chingados estás hablando.



Pero bueno… en días próximos… viajare a Italia… y no sé si pueda decir que tuve una pena…es más no sé si existan las penas de amor.

Lo que sí sé es que hubo un momento en este último año… que sentí un dolor tan pero tan grande, que estoy segura que mi corazón se rompió.


Luego entonces, espero que este viaje lo fortalezca, pero….. que no me haga olvidar el camino andado… para que nunca, pero nunca más, haya una próxima vez.

martes, 6 de junio de 2017

Platiquemos

Platiquemos ¿quieres? antes de que el tiempo se siga guardando entre los malos entendidos las ofensas vertidas, y las disculpas no dichas…  

Hablemos ¿quieres? cerremos este capítulo en nuestras vidas, tal vez a ti no te importe, pero yo si lo necesito.

Después del último desencuentro, y de lo que me dijeron que hiciste, me pareció justo pedir explicaciones, y no supe que hacer ni que decir cuando tu respuesta fue “que me gusta estar enojada” ¿contigo?

Primero..

No me gusta estar enojada, ¿sabes qué pasa? Que el lugar en donde estoy, cuando tengo que decir que NO, a veces es un poco complicado que la gente lo acepte, y a veces tengo que repetirlo de una manera más fuerte, pero… no me gusta estar enojada,… también pasa que debo dar seguimiento a tantas auditorias, y tal vez me volví un poco mandona, pero… no me gusta estar enojada, la gente lo piensa, pero no me gusta estar enojada.

Me gustaría platicarte que mi nutrióloga me ha dicho, que mis problemas estomacales del último año es por tanto enojo y …..bueno me dio unos chochos para que ande tranquilita…. También me gustaría decirte que cuando estoy que me lleva el diablo… procuro quedarme guardada en mi oficina… me conozco y sé que cuando me encabrono no razono y friego a la gente, en sí, evito estar enojada.

¿Enojada contigo? … ¿Por qué?... creo que ya es tiempo que hablemos al respecto… digo hace ya un año que aquello pasó…

¿Empezamos?  Entonces déjame te cuento…… porque escrito es más fácil..…

Hace un año, con el paso de los días caí en cuenta, que empezaba a preocuparme demasiado por ti, te lo explico… si me enteraba que alguien te quería meter en problemas… me empezaba a doler el estómago como si se tratara de mí, tu tristeza me ponía triste, me impacientaba si no sabía de ti, me fascinaba estar contigo, hablar contigo, el tiempo era tan corto a tu lado, tus besos, vaya uff, tus besos… cuando los recordaba entre tanto desasosiego… ¿crees que haya sido amor?, yo creo que si… al final lo que me desestabilizo completamente es que yo hubiera querido cambiar mi mundo… por un mundo en el que estuvieras tú.

Todo se salió de control… no supe manejarlo y tuve que decir adiós…

Y ahí empezó todo… dije que no, pero me metí en una crisis emocional… tan cabrona…  quiero que sepas que estuve enojada todo el año…bueno, creo que pasaba del enojo, a la tristeza, al dolor, volvía al enojo para pasar a la angustia… fue un viaje alucinante ¿no te parece?

¿Te agredí? Lo sé, yo recuerdo dos o tres agresiones directas… si tú dices que fueron más, te lo concedo…

Dios!!! Estaba tan molesta por no tener lo que anhelaba con todo mi corazón… y jamás me perdonaste, lo sé… no importo que tan rápido mi disculpara las ofensas estaban hechas… lo siento, mil veces lo siento…

Mi perdida fue irreparable… perdí a un amigo a una persona maravillosa… me hubiera gustado que hubieras seguido siendo mi amor platónico… y que no hubiera tratado de cambiar el cariño que me tenías por un cariño diferente…

Pero quiero que sepas que no me quede ahí.. entre tanta estupidez me di cuenta que el daño estaba en mí y trate de repararlo, siempre trate de repararlo…aunque también espere en el transcurso de ese año que tu dijeras algo…no, detente, no pienses eso… mi adiós fue definitivo…solo era que dijeras algo que calmara un poco el dolor que tenía… y no lo hiciste y con el final de ese año… yo deje de esperar.

Este año he tratado de reparar los pequeños desencuentros que hemos tenido, por salud mental, supongo… no es que yo crea que sigues siendo mi amigo… percibo tu rechazo a mi persona.. .y no lo juzgo, lo asimilo, como lo que es… duele, es un dolor seco, que se va resbalando, tan dentro hasta dejarme vacía ..

Pasemos al último, ¿quieres? lo sentí como he sentido en otras ocasiones que estas tratando de defenderte de que te estuviera haciendo daño, solo que esta vez me agrediste… ya no lo haría… el enojo ya no está, se fue y tampoco soy parte de alguna conspiración para causarte un problema, nunca lo fui…

¿Qué me guste enojarme contigo?, ¿es en serio?, ¿Para qué?, ¿para discutir contigo?… son batallas que pierdo, no se hablar, ni expresar  lo que siento,  acaso estar en una especie de animosidad para llegar a un acercamiento… no es así, hice lo que pude para que no te dieras cuenta, pero el madrazo que me di fue tan espectacular como doloroso… que si percibiera un leve acercamiento de tu parte, echaría a correr en dirección contraria..

Hablemos ¿quieres?

Que no tienes nada que decir al respecto.


Si…. así lo entiendo……

viernes, 2 de junio de 2017

Santas Tecnologías


Si alguna vez escribiera sobre mi vida, sin pensarlo le dedicaría un capitulo completo, no porque sea alguien presente en mi existencia, sino que por el contrario su salida de mi vida fue sin lugar a dudas mi punto y aparte.

Cuando me preguntan o me pregunto si alguna vez acaso estuve enamorada, su recuerdo es el primero que viene a mi mente.

No obstante su nombre pasó a ser un tema prohibido en los escabrosos rincones de mi mente y también en los lucidos, durante muchos, muchos años, tantos que pareciera una eternidad.

Encuentro cierta lógica que después de la crisis existencial en la que estuve inmersa, su recuerdo viniera a mi mente, debo confesar que hasta soñé con él y que en un ataque de irresponsabilidad le pregunté a don Google a Facebook y a linkedin por él.

Santas respuestas Batman, salvo su pequeño paseo por el mundo de la minería “cero resultados”…días después mientras prendía mi ipad olvidada, el simbolito azul del skype me decía que tenía un mensaje.

Un nombre extraño con una foto en el perfil que reconocí de inmediato, me había dejado un “hola, hola Ady”….

Me calenté mi cena, mientras pensaba en que o era yo una infeliz psíquica o los misterios de la tecnología me estaban pasando factura.

Horas después regresé a mi aparatito, y teclee un tímido “hola ¿cómo estás?” mientras pensaba lo que pensé una que otra vez en el transcurso de todos estos años.


“Ojala mi destino no me alcance jamás”

miércoles, 3 de mayo de 2017

¡Divino valemadrismo!


Me recuerdo el año pasado en estado catatónico..... así sin más, con breves periodos de lucidez entre imágenes borrosas, metida en un agujero negro tratando de alcanzar la orilla.

Que me llevó a ese estado? No lo sé a ciencia cierta... quizás una enfermedad mental, de esas que pescas por el puro gusto de hacer algo diferente y ¡bolas!   Vas y te chingas la vida, así sin más ...

Tampoco es que me haya repuesto del todo... aunque juro que lo intenté ... conjuros mentales, libros de superación existencial, o como sea que se llamen a esas chingaderas... veladoras de colores.. hablar con las estrellas y los colibríes ... nada que una pagana como yo no consideraría valido... ah y también un viaje al mar de Puerto Progreso para ponerme en estado de reparación.

Como dije, no hay recuperación total y a meses de estar en tratamiento dudo que la hubiera... presiento qué tal vez porque las pérdidas son cuantiosas... tampoco es que haya hecho un recuento, alguna vez lo intente y preferí por salud mental dejarlo así.

En ese momento pensé que ya habría un momento mejor... cuando el dolor, la tristeza, el enojo, la angustia se hubieran ido... ¡cuando me invada el divino placer del valemadrismo!.. ¡si Señor! Dije yo... algún día será ...

No, no es hoy, hoy todavía se me apachurra el corazón,  a ratos, muy breves... pero que me hacen decir ¡puta madre!  ¡Que pendeja!

Mi mantra

"Soy una mujer madura y esto también pasará!

No, ya en serio que madrazo...¡auch!.    Adri sentadita en el suelo pensando seriamente en ya levantarse.