Si sabes donde encontrarme, no se lo digas a nadie.

Mi vida no tiene espacios, solo grandes ausencias, busque llenarlas durante años, pero fue inutil hacerlo, hoy solo puedo lamentarme de ello, aunque no he encontrado el consuelo.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Sobreviviendo diciembre


Agoniza un año que me ha dejado enormes lecciones,

Entre ellas aprender el camino de vuelta a casa, no fue fácil pero pues regresé después de saber que mi Padre esta enfermo de cáncer….

Que más da, resulté una sentimentalona ….

Es como si mi vida fuera una mala película y ese señor fuera un personaje que nunca jamás apareció en escena, más sin embargo fueron sus acciones las que influyeron en la mayoría de mis decisiones….

Sobra decir que lo había tomado de una manera muy tranquila…. Ir y venir cada 8 días con la Gaviota,  Marielita y mi hijo a cuestas, se torno en parte de mi rutina..…  

Sin embargo, este mes como en todos los demás años me agobia…

Este fin de semana rompí por fin con la rutina y me largue al centro comercial… dispuesta al derroche, sin embargo las luces, los adornos, los escaparates… no lograron mover mi espíritu despilfarrador, regresé a casa sin haber surtido mi siguiente listita.

Unas gafas prada,  pues las que tenía se me rompieron en un borlote en el estadio azul, claro estando metida en la porra de mis azules.

Una bolsa chida acá muy nice para mis libros y mi lap… es que regresé a la escuela… yo no se a que chingados pero ando de escolapia.

Unas botas negras  para los viernes de oficina… pues si, la maldita costumbre de la burocracia, sin embargo estoy en una empresa alemana en que la única diferencia entre un viernes y los demás días de la semana es que te puedes largar temprano a tu casa.

Una cartera para mi ipad… cuando me compré mi tabletita, la puse un protector de pantalla, y un estuche rosa… pero he de haber comido dulce y me apoye en el protector, de otra manera no sé como la pude dejar en un estado de lo más lamentable.

Y ese vestido rojo que planeo usar en la fiesta de fin de año.
 

Pero solo fueron buenos deseos… Ni siquiera pase a buscar los adornos para el árbol de navidad…. Traigo el corazón muy chiquito… no se si pueda sobrevivir diciembre…

Aunque el año que viene se mira prometedor…  ya veremos