Si sabes donde encontrarme, no se lo digas a nadie.

Mi vida no tiene espacios, solo grandes ausencias, busque llenarlas durante años, pero fue inutil hacerlo, hoy solo puedo lamentarme de ello, aunque no he encontrado el consuelo.

viernes, 2 de junio de 2017

Santas Tecnologías


Si alguna vez escribiera sobre mi vida, sin pensarlo le dedicaría un capitulo completo, no porque sea alguien presente en mi existencia, sino que por el contrario su salida de mi vida fue sin lugar a dudas mi punto y aparte.

Cuando me preguntan o me pregunto si alguna vez acaso estuve enamorada, su recuerdo es el primero que viene a mi mente.

No obstante su nombre pasó a ser un tema prohibido en los escabrosos rincones de mi mente y también en los lucidos, durante muchos, muchos años, tantos que pareciera una eternidad.

Encuentro cierta lógica que después de la crisis existencial en la que estuve inmersa, su recuerdo viniera a mi mente, debo confesar que hasta soñé con él y que en un ataque de irresponsabilidad le pregunté a don Google a Facebook y a linkedin por él.

Santas respuestas Batman, salvo su pequeño paseo por el mundo de la minería “cero resultados”…días después mientras prendía mi ipad olvidada, el simbolito azul del skype me decía que tenía un mensaje.

Un nombre extraño con una foto en el perfil que reconocí de inmediato, me había dejado un “hola, hola Ady”….

Me calenté mi cena, mientras pensaba en que o era yo una infeliz psíquica o los misterios de la tecnología me estaban pasando factura.

Horas después regresé a mi aparatito, y teclee un tímido “hola ¿cómo estás?” mientras pensaba lo que pensé una que otra vez en el transcurso de todos estos años.


“Ojala mi destino no me alcance jamás”

No hay comentarios: